Moneo Vs Gehry

En el dowtown de la infinita ciudad de los Ángeles se enfrentan dos titanes de la arquitectura: el WaltDisney Concert Hall de Gehry y la Catedral de Los Ángeles de Moneo.

El Walt Disney es una auténtica producción de la marca Gerhy con su recubrimiento de titanio arrugado y vibrante con al viento. El dinamismo del Concert Hall se opone a la estática e inamovible Catedral de Moneo en hormigón tintado en masa de un color tierra como si hubiera estado en ese lugar antes de la existencia de la ciudad.

Tal vez Moneo, al enfrentarse a un contexto que representa el verdadero paradigma de la ciudad americana, intentó crear un nuevo centro; una especie de centro histórico condensado en una sola arquitectura. Moneo decide aislarse de la ciudad y por ello amuralla la Catedral como si se tratara de una fortificación. Dentro de esta fortificación se encuentran unos volúmenes auxiliares y la Catedral, entre ellos una gran plaza que es el verdadero centro de la propuesta: el vacío. Moneo decide aislarse de la ciudad y crear su propia ciudad, su propio centro histórico, su propia ágora. La relación con la ciudad solo se establece a escala monumental, como si se tratara de una gran piedra que siempre ha estado allí.

La arquitectura del Concert Hall responde a la marca Gehry, la anarquía absoluta, la falta de cualquier regla geométrica compone este edificio formado por una suerte de velas hinchadas por titanio y unos volúmenes regulares de piedra. Gehry, como vecino de la ciudad, decide entregar a ésta la entrada principal y aumentar su carácter mediante una escalera imperial componiendo el centro de la propuesta.

Si en la arquitectura de Moneo el espacio público representaba el centro de la propuesta, se encuentra deprimido en una suerte de muralla y protegido de la ciudad. En la arquitectura de Gerhy el espacio público rodea su edificio en una segunda planta permitiendo a los usuarios una posición más elevada para poder contemplar la ciudad de Los Ángeles de una manera exhibicionista.

Éstas dos obras representan el carácter de dos arquitectos. El europeo, discreto y con una arquitectura centrípeta en la cual el edificio pretende ser un simple faro marca de la historia. El americano, orgulloso de su ciudad y con una fuerza centrífuga con ganas de contagiar de optimismo a la ciudad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s