Calidez nórdica

A una media hora de Copenhagen se situa el Louisiana Museum, un museo de arte moderno con una extensa colección de Giacometti. Tal y como califican todas las guías, uno de los mil lugares que merece la pena visitar, no solo por el contenido, sino por el propio continente.

El museo nació como una colección privada en 1958 en una villa de estilo local. Será en 1976 cuando los arquitectos Vilhelm Wohlert y Jorgen Bon creen el que es uno de los mejores museos que he conocido.

Los arquitectos invirtieron varios meses paseando por la zona y conociendo el paisaje con el fin de posicionar la nueva ampliación. El resultado fue una suerte de cajas clavadas en el terreno y conectadas mediante un pasillo de vidrio. Cajas y pasillo ganaban posición esquivando los árboles de manera sutil y convirtiendo a éstos en parte de la exposición. Mas tarde esculturas de Moore y Miró colonizaban el paisaje convirtiéndose en un museo exterior en compañía de la naturaleza y el paisaje.

Paseando por el museo sientes una tranquilidad y harmonía monástica, no solo por el echo de tener la sensación de estar en medio de un bosque sino por la materialidad con que los arquitectos trabajaron. Todo el museo está construido solo con tres materiales: cerámica, madera y vidrio. La cerámica está reservada para las cajas de exposición: cerámica en forma de toba en el suelo y en las pareces de ladrillo pintado de blanco bajo un techo de madera de pino. Los pasillos son generados con un muro cortina de lo más artesanal: montantes de madera y vidrio cubiertos con la misma madera de pino de la sala. En pocas palabras: austero, sobrio, elegante y cálido… lo importante en este museo es la exposición y el paisaje.

La luz es otro elemento trabajado de manera sutil. Todas las cajas de exposición tienen iluminación cenital, la cual esta tamizada mediante un juego de tejidos y filtros que te permiten visitar el museo con luz natural sin que ésta moleste o entorpezca las obras. Más tarde ésta operación será inspiradora para Renzo Piano en la Fondation Beyeler.

El museo ha seguido creciendo hasta día de hoy manteniendo el patrón de los arquitectos originales. Aunque la materialidad y la luz no es la misma que en esa primera fase, la sensación de una fusión perfecta entre exterior e interior; entre naturaleza y construcción sigue presente.

Sin lugar a dudas, uno de los mejores museos que he visitado.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s