Pecha-kucha: Vegaviana, ciudad sostenible

En 1936 tras el fracaso parcial del Golpe de Estado contra el gobierno de la Segunda República se desencadenó en España una Guerra Civil la cual se extendería hasta 1939 dando inicio a la Dictadura de Franco. En este período España se vio sumergida en una situación de posguerra y pobreza.

Es entonces cuando aparece el Instituto Nacional de Colonización con el propósito de construir alrededor 300 pueblos dispersos por todo el territorio español y con el objetivo era paliar el grave problema que existía en el sector agrario español. Se distribuye la población en pequeños pueblos cercanos a los ríos para así poder incentivar el cultivo de regadío.

Vegaviana es uno de estos 300 pueblos, el más distinguido a nivel internacional., situado en la provincia de Cáceres, se proyectó por José Luis Fernández del Amo y fue construido en 1954. Contaba con 190 viviendas y llegó a albergar más de 3.000 habitantes.

Del Amo fue capaz de no dejar-se llevar por las modas y supo ver que en este período pobre un buen referente era la arquitectura popular anónima, con pocos recursos materiales, técnicos, económicos y humanos. Una arquitectura funcional, la cual debía ser vivida desde el interior y que podía vivir en harmonía con a naturaleza del lugar.

En cuanto al planeamiento urbano; por un lado el encinar centenario el cual decide conservar al máximo e incorporar a los espacios libres del nuevo pueblo y por otro lado se genera una nueva visión urbana dándole más importancia a los espacios intermedios peatonales que a la trama rodada dotándolo así de gran permeabilidad. Las viviendas están agrupadas en pequeños conjuntos que a su vez generan unas manzanas dotadas de unos espacios libres interiores peatonales donde la arquitectura y naturaleza conviven en harmonía y por dónde se realiza la entrada principal de la vivienda.

Constructivamente son muros son de carga y están realizados con mampostería de pizarra recubierta de cal hidráulica. Los forjados bidireccionales de viguetas de hormigón con revoltón cerámico, la cubierta a un agua, de teja árabe, se apoya sobre tabiques conejeros. Los puntos débiles como aperturas se resuelven con macizado de hormigón y la carpintería es de madera como los porticones de protección solar, aunque también se protegía mediante la fragmentación volumétrica. Por tal de tener el mínimo coste, Del Amo utiliza los materiales de la zona y la mano de obra de la localidad, evitando así grandes gastos en transporte. La solución constructiva que adopta, pese que tiene una transmitancia muy superior a una fachada ventilada actual, le permite trabajar con la inercia térmica y disminuir los picos de temperatura.

Pese a trabajar con técnicas tradicionales del Amo consigue crear una arquitectura de volúmenes concisos, líneas puras y aristas vivas que sumándose a la textura rugosa de la fachada, se genera un juego de sombras de especial interés.

Es un pueblo muy reconocido internacionalmente, destacar por ejemplo que fue medalla de Oro en la VII Bienal de Sao Paulo, donde el jurado estaba presidido por Oscar Niemeyer.

Si por algo creemos que Vegaviana ha de ser considerada una ciudad sostenible es por cómo ha sido implantada en el terreno, creando el mínimo impacto ambiental. Además, el aprovechamiento de las preexistencias: por un lado los materiales, y por otro el hecho de utilizar los arboles existentes y no plantar una nueva vegetación forzada. Pese a todo esto consideramos que actualmente, realizar un pueblo que tenga tan poco impacto ambiental en el terreno como en Vegaviana sería inviable debido al gran número de instalaciones y necesidades que requiere una ciudad (desde el pequeño tubo de gas hasta la tuneladora de metro) .

Tendríamos que reflexionar las ciudades sostenibles que hoy en día tanto se escuchan y dicen ser tan ecológicas. Si el hecho de que emitan cero CO2, o no necesiten energía externa compensa el proceso previo que tiene que existir para llegar a ellas, un proceso energético, material y ambie

ntal demasiado elevado y contradictorio con su idea de sostenibilidad.

Estudio realizado por: Raquel Fernández Martín, Riaz Forghani Teruel, Anastasia Lazareva, David García Aguilar, Christian López Bueno. Construcción9/Etsav.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s