Una de Gehry. Por favor!

La fundación Louis Vuitton finalmente ha sucumbido a los encantos del arquitecto afincado en California. En el pulmón de París, el Bois de Voulogne, se encuentra una de sus últimas obras.

En 1991 sorprendió con la reforma de su casa en Santa Mónica. Dejando la casa intacta y como si los espíritus de los viejos habitantes se apropiaran de ella le sirvió como idea base de la intervención. “…Me encantó la idea de dejar la casa intacta … se me ocurrió la idea de construir la nueva casa alrededor. Nos dijeron que había fantasmas en la casa … decidí que eran fantasmas del cubismo. Las ventanas … Yo quería hacer que se vean como si se estuvieran arrastrando. Por la noche, ya que el vidrio está inclinado reflejan la luz … Así que cuando usted está sentado en esta mesa se ven todos estos coches que pasan por ahí, se ve la luna en el lugar equivocado … la luna está allí pero refleja aquí … y usted piensa que es allí y no sabes dónde diablos estás … “

Sigue leyendo

Anuncios